La brisa desvanece lo que del árbol no estaba bien adherido

El oso se pone cariñoso solo cuando quiere un trozo

Un poco de un loco.

Día a día me aloco y todo se vuelve poco, no me sofoco, solo me recoloco, si no choco. Pero no se si cuando me equivoco vaya a ser recíproco.